• amerindios — tu sueño es mi sueño, tu grito es mi canto… (1972)

2010/05/06




La férrea militancia política de los integrantes de Amerindios —su trabajo de talleres en tomas de terreno durante los años sesenta, su posterior participación en los «trenes de la cultura» de la UP, su activa labor solidaria durante sus años de exilio— ha distraído el recuerdo que debiésemos mantener sobre este innovador dúo chileno. A la distancia, resulta inevitable asociar su sonido al de aquellos pioneros que, hace cuatro décadas, intentaron cruzar rock y folclore latinoamericano, y no sorprende en lo absoluto leer sobre su amistad de la época con gente como Los Jaivas o Congregación. Es cierto que sus canciones están plagadas de referencias al triunfo allendista, las posibilidades de los trabajadores bajo el socialismo y la necesidad ética de un compromiso con el proceso político en marcha, pero cargan, junto a ese mensaje, una propuesta mucho más personal en torno a la fusión de la raíz latinoamericana con el rock y el jazz que, ya para mediados de los años sesenta, interesaba de modo entusiasta a Julio Numhauser y Mario Salazar.

Como el grupo rock de mayor compromiso político en la época, o como el nombre de la Nueva Canción Chilena más cercano al rock: elija usted cómo recordar a la sociedad entre ambos humanistas (recién titulados de Sociología y Antropología al momento de formar el dúo, en 1967), pero por favor no cargue las tintas para ninguno de los dos extremos. Amerindios no puede apreciarse en su profunda innovación desde el puro análisis político, y tampoco se comprende sólo desde la fusión de géneros. Aún más que su debut, este disco es especialmente enfático sobre esa ductilidad: dos temas instrumentales (los hermosísimos “La cervecita” y “Valparaíso, 4 A.M.”), un manifiesto recitado sobre guitarra (“Sin nombre”), una tonada que conquistó al jurado del Festival de Viña (“Mi río”) y un artefacto de insolente deconstrucción folclórica (“Cueca beat”) rodean aquí a las composiciones de textos más elaborados y sociales.

Porque incluso cuando Amerindios abraza la canción política hecha y derecha lo hace desde una brillante disposición a la frescura, como sabiendo que deben agitar el seso pero también el oído. “Ni pocos ni muchos”, una canción de texto ingenioso en torno a la atávica desigualdad de la sociedad chilena («hay pocos que roban mucho / Hay muchos que comen poco / Los muchos que comen poco / son muchos, trabajan mucho») agarra en sus últimos cincuenta segundos un vuelo enérgico dirigido por un charango salido de quizás dónde, y que convierte lo que parecía una tranquila tonada campesina en un tema que baja aceleradamente desde el Norte de los Andes. Similar sorpresa depara “Los niños cuando niños”, que parte como un zamba de paso cansado y termina convertida en una proclama furiosa y marchante que exige que «en el trabajo ¡nadie tenga dueño!». Imagina uno el delirio que una canción así de épica debe haber provocado en sus recitales, sólo superada, es probable, por la pegajosa “Los colihues”, canción que tiene todo lo necesario en un himno social: estribillo adherente, estrofas bien definidas y una letra colectiva redactada desde la invitación:

Un colihue es muy delgado y muy fácil de quebrar
Pero si juntamos varios son difícil de doblar
Si se une el campesino, el minero, el pescador
Todos los trabajadores son un brazo y una voz.

Más allá de la exigencia que, para sus voces y guitarras, implicaban canciones así de ambiciosas, la marca de Amerindios estaba dada por la imaginación impuesta como obligación en cada tema. Al respecto, el desafío de “Cueca beat” es histórico, al construir con guitarra eléctrica, guitarra acústica y bombo una reconocible estructura cuequera en la que la voz se limita a balbucear, como hipnotizada por la potencia del ritmo y la guía del riff. Es un mantra eléctrico y campesino pionero en nuestra música y definitivamente señero para lo que más tarde realizarían en un ánimo similar gente como Los Jaivas, Flor Motuda, Congreso o Los Tres.

Esa imaginación alcanza su cumbre en “A pie camino”, un tema emocionante, inimaginable en una banda sin un honda concepción de la música. Allí la percusión no se cansa, el punteo de guitarra entra en los momentos precisos, las voces están insufladas de valor, y la marcha la va puliendo el brillo encandilante de una completa sección de bronces. Todos los ritmos de Chile parecen conjugarse para saludar la lucha del obrero en un nuevo contexto de esperanza:

A pie camino, pisando barro
A manos llevo mis esperanzas
A pie trabajo cuando hay trabajo
A mano espero cuando hay descanso.

A pie descalzo, manos vacías
A manos llenas, van pisoteando
A mano espero quedar un día
de pie mirando siempre hacia arriba.

A mano tengo nuevos caminos
Con pie muy firme al caminarlos
Y a los que vengan a detenernos
Manos cerradas, ¡puños en alto!

La épica por la épica podía inspirar un contexto específico, pero poco valor tenía al cabo de un par de años. La frescura en el sonido de este segundo disco de Amerindios prueba que su compromiso con esa lucha coyuntural supo acompañarse de una exploración creativa de auténtico espesor y reconocible identidad. El difícil equilibrio que siempre presentará en la canción política la ecuación de forma y fondo se resuelve con maestría en este álbum que, es cierto, nos ubica en una época pasada, pero no por eso deja de sonarnos gigantesco.

Escuchar: A pie camino

Advertisements

3 Responses to “• amerindios — tu sueño es mi sueño, tu grito es mi canto… (1972)”

  1. Jorge Esteban Concha Fuentealba Says:

    gran Disco, tengo el honor de poseer el vinilo

  2. Lucia Says:

    yo también tengo el honor de tener el vinilo y ademas
    como profesora de música los reivindico en mis clases.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: