• daniel campos — siempre tú serás (1980)

2010/06/10

A Daniel Campos se le vio en vivo hace tres décadas o probablemente no se le conoce. A pocas figuras del Canto Nuevo se les recuerda entre tal misterio y falta de datos precisos como a este trovador de Concepción, del cual es inútil pesquisar notas de prensa o, siquiera, información reciente en internet. Es cierto que este cassette circuló con entusiasmo entre manos de estudiantes de la época, pero su sonido es tan deficiente que tampoco explicará el culto que el cantautor despertó en su momento y que subsiste hasta hoy entre sus fans cuarentones.

La admiración es, por supuesto, justificada. La trova de contenido romántico es un género delicado, porque su supuesta belleza intrínseca ha sido excusa para que demasiados baladistas flojos nos pasen gato por liebre, partiendo por Pablo Herrera. Aunque los imitadores de Silvio Rodríguez se multiplicaron en el Chile de los años ochenta ad nauseam, no es mucho lo que de verdad puede rescatarse de la canción de amor de la época. Si este cassette de Daniel Campos sorprende es por cómo toma el molde evidente de ese tipo de trova entonces de moda y logra darle un carácter propio, que nos habla más del autor que de sus ídolos. En años en que la guitarra y la poesía estuvieron al servicio de lógicas reivindicaciones libertarias, también es novedoso escuchar cómo un compositor chileno eligió aplicar su talento con las palabras al género amoroso. En tal sentido, el pariente musical más cercano a Campos debe ser Hugo Moraga, otro cantautor que presentó a la canción de amor y a la guitarra bien tocada casi como resultados de ejercicios de lucha en sí mismos. Porque éste también era canto valiente en el Chile bajo dictadura.

”Santiago. 1900 setenta y tantas voces” es el único de los dieciséis títulos con más abierta observación social. La ciudad-capital se presenta allí bajo la misma nube tétrica que también advirtieron en canciones de la época gente como Tita Parra, Eduardo Peralta, Raúl Acevedo o Elicura: la urbe robada a sí misma por el miedo y el tedio.

Santiago, siempre te he visto callado
Durmiendo solamente en tu amargura
Repitiendo otra vez las mismas quejas
Es hora que despierte tu silencio.

Santiago, habitado en calles grises
Y voces temerosas, encerrado ante la luz.
Santiago, clandestino en la penumbra
Santiago desolado en tu propia libertad.


A Daniel Campos le acomoda la composición en torno a objetos más o menos identificables: en los breves tres minutos de una canción los nombra, los describe y elabora suficientes rasgos de su relación con ellos. Está el niño concentrado en sus recortes de “Flor de papel” y el Cristo doliente de “Jesús crusuficción”. Pese a la carga emocional de estos temas, casi siempre es más poderosa la observación que el sentimiento. “Niña”, por ejemplo, presenta a un viejo amor que no se olvida, y que vibra a lo lejos aunque «sus ojos son las luces que no puedo ya mirar». “Dolor” vuelve sobre el tema de la separación y expone sin cursilerías la fragilidad ante el reencuentro con una ex pareja. En ambos títulos la melodía es sorprendente, llena de quiebres, y aligerada por una flauta o chelo que aparecen en los momentos precisos. Son el tipo de canción ideales para comprobar, también, la fuerza de la voz de Campos, masculina y dúctil. Ese canto se reduce a casi un susurro en “Teresa”, otro tema en torno al amor y la ausencia que podría estar dedicado a su madre, tal como John Lennon le dedicó “Julia” a la suya: «Teresa cómo no poder amarte / Teresa, si todo me lo has dado / Si tu presencia me ha traído tu presencia / Y tu ausencia, tu recuerdo / Certeza me ha entregado tu presencia de que este cuerpo sigue vivo / Y tu ausencia me ha traído la esperanza que tu muerte se ha rendido».

El recuerdo, la ausencia, el paso del tiempo en compañía (como en “Otro día más” y “Mente materna”) son los temas que vuelven en este cancionero nostálgico pero no quejumbroso, asombrado del ritmo cotidiano, y de la profundidad del encuentro de pareja. O sea, el tipo de temas que se entienden de inmediato. En un mundo más justo, “Siempre tú serás” hubiese sido el gran hit radial de Campos, y es difícil entender por qué no tuvo más difusión esa canción de agradecimiento a una mujer a la que se ama, y a la que se saluda sobre un precioso punteo de guitarra. Es un sonido muy ochentero, si se quiere, pero hacia el que es inevitable sentir cierta nostalgia ahora cuando cualquier melodía de tres acordes torpes se presenta como «folk de autor». La trova cubana era una referencia poderosa, es cierto, pero Daniel Campos logró en este cassette darle diversidad a un sonido tranquilo que, en temas como “Yo quiero” se disparaba hacia algo más vehemente y furioso, con charango y una muy elaborada percusión. Un poco como en el cruce que hoy intenta Manuel García, este penquista supo utilizar la cantautoría en guitarra como plataforma de exploración, y no de remedo. El suyo es otro de los justos revivals que, desgraciadamente, nos quedaremos esperando para siempre.

Daniel Campos: “Niña

Advertisements

6 Responses to “• daniel campos — siempre tú serás (1980)”

  1. niña Says:

    Daniel,tus ojos son las luces que no puedo ya mirar, pero jamas los podre olvidar, fuistes muy importante en mi vida, escuchar tu musica siempre hace brotar que mis ojos se humedezcan, estan los recuerdos de momentos bellos vividos junto a ti,en mi corazon siempre estaran…..agradecida siempre que hayas compartido un tiempo en mi vida de adolecente , ahora que el tiempo ha pasado y tenemos vidas distintas, siempere tienes un espacio de mi corazon para ti, porque eres una buena persona ,un bello amigo, tus recuerdos en mi siempre estaran….algo o alguien destruyo nuestra amistad , nunca lo entendere, pero siempre te esperare, aunque sea para rtomarnos un cafe o para un abrazo de cumpleaños solitario…
    te quiero mucho amigo del alma


  2. OH! TREMENDO ESPACIO QUE HE PILLAO’.

    ESCUCHÉ A DANIEL CAMPOS EL AÑO 2007 EN EL TEATRO DE LA UNIVERSIDAD DE CONCEPCIÓN. EL CONCIERTO SE LLAMO “GUITARRAS” Y EN EL ESTABA GATTI, NITO MESTRE, MANUEL GARCIA Y DANIEL. HAY UN ARCHIVO QUE ENCONTRÉ CON LAS CANCIONES DE ESE CONCIERTO. SU MÚSICA NO LA HE ENCONTRADO MÁS.

  3. alvaro jara kessi Says:

    hoy intrusiando la pagina facebook, “yo estudie en la universidad de concepcion”, encontre un comentario que hace referencia a daniel belmar, grandes recuerdos, cada una de las camciones, cada letra, son miles de recuerdos, no debes ni puedes privar a las nuevas generaciones que conozcas musica de nivel
    ex-estudiante de leyes u. de c. de los ’80
    padre de un hijo que toca guitarra y el otro violin

  4. Aloevera1000 Says:

    Por siempre Daniel.

  5. florencia Says:

    Daniel sigue vigente tocando y cantando mejor que los 80 aún no es tarde para disfrutar d este talento chileno su facebook siempre tu seras nos cuenta donde podemos verlo…se viene en grande!!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: