• taller dejao — el brillo que tiene es lo humano que le queda (2004)

2010/10/07

Se hace inevitable volver a este disco en retrospectiva. Al momento de su edición, en el 2004, no estaba aún la perspectiva para apreciar la importancia de su apuesta de fusión ni la posibilidad de vislumbrar a uno de sus responsables, Daniel Riveros, como uno de los cantautores chilenos que mejor asentaría su estilo en los siguientes años. Buscamos hoy en Taller Dejao claves para comprender mejor la mezcla de electricidad rockera con folclore campesino y andino que tanto interesaría luego a muchos jóvenes músicos chilenos, y también la esquina desde la cual Gepe fue afirmándose como músico. Al momento de la grabación de este álbum —el único que alcanzó a legar la breve trayectoria conjunta de Daniel Riveros y Javier Cruz— el futuro intérprete de “Namás” era aún un estudiante universitario probablemente indeciso sobre el grado de profesionalismo que debía darle a su inquietud creativa. Están en este debut muchas de las virtudes que luego el sanmiguelino fue afirmando como solista, pero también códigos que no volvieron a aparecer en sus discos, lo cual sólo habla bien de su versatilidad, autoexigencia y amplitud de recursos.

La fuerza de El brillo que tiene es lo humano que le queda es la de una sociedad fogueada en vivo y sin tiempo, dinero ni ganas para solazarse demasiado en el estudio (entendemos que el disco se grabó tan sólo en un día), pero también el de un dúo que aborda sus canciones como entes vivos, que dan la impresión de latir incluso independientemente de quienes las tocan. Tan potentes son estos títulos, que, más que melodías, por momentos parecen piezas autónomas, como motores a los que alguien dio cuerda y dejó andar a su antojo. Tómese “El dolor”, por ejemplo, una marcha que va tomando impulso pero que nunca llega a explotar en un estribillo, y cuya letra relata una historia de autosanación a través de una flor que mantiene el auditor en máxima alerta («junto con la esencia que me mejoró / yo le doy las gracias a esta flor / y ella muy humilde “de nada”, me respondió / y siguió brillando bajo el sol»). “Pucha” y “Traino” son masas eléctricas densas (no muy lejanas a las que poco antes trabajaba en Chile el grupo Congelador), en las que la voz de Gepe se asoma con vehemencia para aclarar cosas como «quiero un poco entender mi vida / poder hacerlo bien / y tratar con mucho esfuerzo de capturar ese nervio». La conmovedora “Natur y maleza” es el himno que nunca antes había levantado el rock chileno a nuestro paisaje agreste, seco y abierto en su invitación a una evasión definitiva (el verbo «volar» se repite decenas de veces en este disco).

Taller Dejao deja en ridículo a quienes creen que la psicodelia contemporánea es tocar solos sin medida y con la melena sobre los ojos.

Son éstas letras asombrosas, por completo atípicas para los estándares locales, ocupadas de la naturaleza, el autoconocimiento y, sobre todo, la posible interrelación entre ambos. Quien canta se funde con el paisaje y comprende mejor allí sus propias emociones y aspiraciones. En su momento, se habló mucho del posible vínculo entre Taller Dejao y la antigua camada de folk-rock chileno que cortó el Golpe de Estado (Blops, Congregación, Jaivas), pero éstas son letras sin bienaventuranzas sociales, acotadas tan sólo al cuerpo del que canta y a su pequeño (aunque rico) universo personal. Incluso frente a las muchas bandas asociables al hippismo o el rock psicodélico que por entonces circulaban en Santiago (Matorral, Ganjas, Tsunamis), Taller Dejao se distinguió por un trabajo mucho mejor acotado y directo. Es cierto que los espacios instrumentales son clave para cada una de las canciones de este disco, pero el dúo sabe cómo encauzarlos en un flujo armónico sensato y funcional, que se mantiene siempre fresco y nunca aburre (la canción más larga de este disco no tiene más de cuatro y medio minutos). Bajo y batería bastan: el primero se rasguea a veces como si fuese una guitarra, y la segunda suena con todo lo que se tenga a la mano; no sólo bombo y platillos; sino, también, a golpe baquetas.

Acaso “No quiero querer a nadie” sea el único tema que se escape de la fuerza arrolladora del total: una tonada hermosa, que el dúo rescató de viejas grabaciones del grupo de investigación folclórica Millaray y que, aunque tranquila y exquisitamente desengañada, Taller Dejao consigue traducir con comodidad a su lenguaje eléctrico. Se atisban aquí, también, códigos o temas que Gepe seguiría desarrollando años más tarde en sus discos solistas: la inquietud por la función del cantautor que se asoma en “Cuando canto hacia adentro” es la misma que late bajo temas más recientes, como “Namás” o “Por la ventana”. Pero, en general, este es un disco que explica al proto Gepe sin contradecirlo ni ponerlo en aprietos: tiene identidad propia, acota sus ideas a la dinámica de dúo y se cierra en sí mismo sin que sobren elementos.

Se hace inevitable añorar la fuerza en vivo que alcanzó a mostrar Taller Dejao en sus pocos conciertos, pero la buena noticia es que mucha de esa potencia quedó también en este álbum para un disfrute eterno. Tan contundente es su sonido que incluso sentir nostalgia por la pérdida es someterlo a una debilidad distractora.

Escuchar: “Natur y maleza“.

Advertisements

3 Responses to “• taller dejao — el brillo que tiene es lo humano que le queda (2004)”


  1. pulento este disco, una vez los vi en vivo, los encontré rebueno, hace como 1 año escuché el disco y ahi recién supe a quienes había visto.

  2. Fruno Says:

    yo tengo el disco completo… 1000 veces mejor que la mierda electronica que hace ahora Gepe… debió quedarse con al guitarra bateria y bajo no ma el hombre…la puro cago con los sintetizadores


  3. […] Posted in Uncategorized | Leave a Comment » […]


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: